Jennifer Lawrence se reencuentra con Francis Lawrence, director de varias entregas de “Los juegos del hambre” (The Hunger Games), en esta adaptación del libro homónimo del ex-agente de la CIA Jason Matthews, el cual fue publicado en Estados Unidos en 2013 pero no había sido publicado en nuestro país.

Dominika Egorova (Jennifer Lawrence) es reclutada contra su voluntad para ser un “gorrión”, una seductora adiestrada del servicio de seguridad ruso. Dominika aprende a utilizar su cuerpo como arma, pero lucha por conservar su sentido de la identidad durante el deshumanizador proceso de entrenamiento. Hallando su fuerza en un sistema injusto, se revela como uno de los activos más sólidos del programa. Su primer objetivo es Nate Nash (Joel Edgerton), un funcionario de la CIA. Los dos jóvenes agentes caen en una espiral de atracción y engaño que amenaza sus carreras, sus lealtades y la seguridad de sus respectivos países.

Con un comienzo típico de película hollywoodense, narra cómo la protagonista, tras una infancia aparentemente normal, y tras su paso como bailarina del Bolshói, ve truncada su carrera y se ve forzada a elegir entre proteger a su familia y jurar lealtad a su país.

Lo cierto es que una vez reclutada contra su voluntad, vemos que todo gira en torno a ella, y Vanya Egorov (Matthias Schoenaerts). La protagonista usa su sensualidad como arma, y en este largometraje oscuro, elegantemente tenso y absorbente, nos encontramos con unas ideas que se van tejiendo, que provocan varios giros argumentales, que te mantienen en vilo hasta los minutos finales.

Jennifer Lawnrece.

En definitiva, una sublime Jennifer Lawrence, en un papel donde hay hueco para las escenas de acción, y el romanticismo. No es la nueva chica Bond, pero ni falta que hace… Es una espía orgullosa y buena controlando todo y a quién se encuentre con ella, y a la que queremos seguir viendo en la gran pantalla.

Nota: 8

“Gorrión rojo” (Red Sparrow) se estrena el 2 de marzo de 2018.