En 2010 comenzó a emitirse “Blue Mountain State (BMS)”, en Spike TV (canal de televisión estadounidense), una comedia gamberra, centrada en una universidad, Blue Mountain State y su peculiar equipo de fútbol americano, «The Goats» (Los cabras), que entre partido y partido, protagonizaban fiestas salvajes y novatadas varias.

Tras 3 temporadas, de 13 capítulos cada una, fue cancelada en 2012. Y unos años más tarde, Ed Marinaro, el entrenador Marty Daniels en la serie, anunció que estaban trabajando en una película. Proyecto que comenzó con su financiación en abril de 2014, a través de una campaña en Kickstarter, donde cualquier persona podía donar, y además recibir a cambio merchandising o entradas para la premiere, dependiendo de la donación. El objetivo eran 1,5 millones de dólares, que se recaudaron el 15 de mayo. Lo mismo hicieron con la serie «Veronica Mars» en su día, y con otros proyectos menos costosos.

Solventada la financiación, los problemas no acabaron ahí, ya que, al finalizar el rodaje, y con estreno previsto para septiembre de 2015, surgieron inconvenientes con la distribuidora y productora. La nueva fecha pasó a ser el 2 de febrero de 2016 (para estrenarla directamente en VOD), y afortunadamente también se estrenó el pasado mes de marzo en Netflix, incluyendo países como España.

El protagonismo recae en la estrella de fútbol azul Mountain State Thad Castle (Alan Ritchson), habiéndose graduado, firma un contrato con NFL de varios millones de dólares, alejándose de sus compañeros del equipo, y de la vida universitaria. Aunque no del todo, ya que el nuevo decano (Ed Amatrudo) de la escuela, amenaza con subastar la casa de «The Goats», para limpiar la imagen de BMS. Alex Moran (Darin Brooks), Sammy (Chris Romano), Harmon Tedesco (James Cade), Donnie Schrab (Rob Ramsay) los actuales inquilinos llegaran a la conclusión que el mejor plan es convencer a Thad Castle, para que participe en la subasta. Lo que él pedirá a cambio, será una fiesta, convirtiendo toda la casa en “Thadland”, con todo lo que siempre ha soñado.

entrada a Thadland
entrada a Thadland

El primer minuto del filme sirve de presentación de todos los personajes, una puesta al día, hayas visto o no algún capítulo de la serie. Y con el mismo ritmo frenético, comienzan los preparativos de la fiesta salvaje, en la que los protagonistas ponen todo su esfuerzo para cumplir con las exigencias de Thad, y que veamos algo nunca visto antes, como quizás, un jaccuzi de mojito, que formaran parte de la “mansión” y pequeño parque de atracciones ideado por el alocado exintegrante del equipo. Donde tampoco faltará Mary Jo Cacciatore (Frankie Shaw), la extravagante animadora.

Como toda fiesta que se precie organizada por Moran y compañía, hay barra libre de alcohol, cocaína y otras sustancias, incluyendo la elaborada por Tedesco en el sótano, que dejará k.o. a más de uno. Y por supuesto mujeres por doquier, con algún que otro toples, y un desnudo frontal masculino. La libertad que tuvieron en su momento en la serie, al emitirse en una cadena de televisión por cable, la han mantenido y llevado un poco más allá en el filme, aunque en la pequeña pantalla el protagonista también aparecía de vez en cuando en orgías, por ejemplo.

De izquierda a derecha: Alan Ritchson y Darin Brooks
De izquierda a derecha: Alan Ritchson y Darin Brooks

En definitiva, una comedia gamberra e inmadura, en el buen sentido de la palabra, que pueden disfrutar incluso los no seguidores de la serie, aunque es para ellos principalmente, que para algo la han pagado. Una bonita reunión del todo el elenco, en el que se ni se aprecian cambios físicos aparentes entre los protagonistas, al haber transcurrido poco tiempo entre el rodaje de la serie y el filme. Y les han sentado bien esos 90 minutos que se pasan volando, acostumbrado a episodios semanales de 20 minutos. Y uno se queda con ganas de ver de nuevo a Debra Simon (Denise Richards), la gran ausente y protagonista en 18 capítulos. Aunque teniendo en cuenta el ajustado presupuesto del largometraje, quizás sea este el motivo.

Nota: 7,5