De la mano del director español Jaume Collet-Serra, “Una noche para sobrevivir (Run All Night)”, nos llega este thriller veraniego, que nos traslada a una paradisíaca playa de México.

Nancy (Blake Lively) decide visitar una playa en la que había estado su madre, años atrás. Y comienza a sumergirse sola en dicha playa solitaria para practicar surf, apurando al máximo las horas de luz, hasta que aparece un enorme tiburón hembra. Nancy queda atrapada, y aunque se encuentra a escasos metros de la orilla, para salvarse tendrá que usar todo tipo de recursos e ingenio.

La premisa es buena, y el director inicia el filme con un acertado flashback, y el ritmo trepidante nos recuerda a otro tipo de películas con dicha tensión constante como «127 horas» (127 Hours) protagonizada por James Franco. En esta ocasión, la protagonista es una mujer, Blake Lively, a la que podemos ver en la mayoría de secuencias, con primeros planos en algunas ocasiones de distintas partes de su esbelto cuerpo, y en otras, al tiburón generado por ordenador.

blakelivelyheader

En un segundo plano encontramos a Ángelo Josué Lozano Corzo y José Manuel Trujillo Salas, los únicos y auténticos surfistas que aparecen, ya que la actriz usa a Isabella Nichols, campeona junior del surf del mundo como doble. También aparece un Óscar Jaenada interpretando a Carlos, junto a Lively, protagonizan durante los primeros minutos del largometraje los diálogos más graciosos, por el «Spanglish», algo que se perderá en el doblaje.

Los casi 86 minutos no se hacen pesados, solo por ver las imágenes de la playa, merece la pena. A eso hay que sumarle el ritmo frenético, y la tensión que te mantiene pegado a la butaca todo el tiempo, y en el que los más aprensivos quizás no soporten alguna de las escenas, con unos primeros planos muy explícitos. Poco más se puede decir, para no destripar todo el filme, de eso ya se encarga el tráiler. Como entretenimiento palomitero funciona, y los efectos digitales aprueban, al igual que Blake Lively, quizás chirría el final, pero viendo el transcurso de la historia uno se lo puede esperar. Por cierto, con el uso que se les suele dar a las cámaras GoPro, deberían tener un GPS para solicitar ayuda en caso de emergencia, aunque claro, con historias como esta, la película hubiera acabado a los cinco minutos.

Nota: 7

«Infierno azul» (The Shallows) se estrena el 15 de julio de 2016.