Otro personaje de Marvel que regresa a la gran pantalla, y en esta ocasión parece que, para despedirse o al menos es la intención de Hugh Jackman, que por tercera vez saca las garras de Wolverine, personaje ficticio de ‘Marvel Comics’.

Esta tercera entrega, al igual que la segunda, ha sido dirigida por James Mangold, el guionista también repite, Scott Frank, que ha contado con la ayuda de Mangold para contarnos una historia basada en la miniserie de cómics «Wolverine: Old Man Logan», publicados en 2008. La trilogía de Wolverine está conectada tanto con la trilogía original como la trilogía precuela.

La historia comienza un año después de los eventos de «X-Men: Días del futuro pasado» (X-Men: Days of Future Past). Se presenta a un Logan en el año 2029, viviendo en un mundo postapocalíptico, y manteniéndose en un segundo plano, ya que se oculta junto al Profesor Charles Xavier (Patrick Stewart) y Caliban (Stephen Merchant), sin hacer uso de sus poderes. Pero todo esto cambia cuando aparece una organización que busca alrededor del mundo al resto de mutantes para usarlos como armas en su beneficio.

Hugh Jackman y Patrick Stewart

Lo cierto es que la primera escena de «Logan» ya engancha, no solo por la crudeza de las imágenes, también por ver al protagonista como un conductor de limosina, recogiendo a clientes haciendo uso de una app. En este mundo distópico, donde los tigres se han extinguido y los camiones son autómatas, vemos que los años pasan para todos, incluso para él, que aunque envejece más lentamente, ya no tiene la energía ni reflejos de antes, y sin hacer uso de su mutación lo único que espera es pasar desapercibido tras superar la pérdida de los «X-Men». Todo se viene abajo cuando aparece Gabriela (Elizabeth Rodriguez), que viene acompañada de una joven protagonista, Laura (Dafne Keen), que casualmente tiene unos poderes similares a Logan. En esta parte del largometraje nos cuentan la historia sobre lo ocurrido en los laboratorios a cargo del Doctor Zander Rice (Richard E. Grant), y sin desvelar demasiado la trama, aparecerán otros niños con poderes (recuerda todo un poco a «Stranger Things»).

Laura (Dafne Keen)

El ritmo del largometraje no decae, y aunque no hay escenas de acción en exceso, las que hay están muy bien rodadas y aprueban con nota. Muchas de ellas protagonizadas por la joven Laura, que deberá aprender a convivir con el resto de humanos.

Donald Pierce (Boyd Holbrook) será el encargado de perseguir a Logan, Charles y Laura, en esta entretenida road trip donde abunda la sangre, y los diálogos con más peso que en entregas anteriores. Porque lo curioso es que uno se queda con ganas de ver más sobre el personaje, al menos contado con este ritmo y sin censura, algo que no hemos podido ver anteriormente, y que desde del estreno de la gamberra «Deadpool» parece que se dio inicio a una nueva era, donde uno puede ver ya en una película de Marvel hasta un topless.

Boyd Holbrook

En definitiva, un buen estreno palomitero, con la dosis justa de acción y diálogos con mensaje, que seguramente para muchos sea más lenta, pero que para esta historia, este cambio era necesario para el broche definitivo de Wolverine. Aunque seguramente si continúa funcionando en taquilla como hasta ahora, con algo nos sorprenderán. De momento el actor ha dicho un no rotundo.

«Logan» se estrena el 3 de marzo de 2017.

Nota: 8,5