El actor Jordan Peele (Keanu), en esta ocasión realiza las funciones de director y guionista, dando como resultado un thriller de terror que no deja indiferente.

Rose (Allison Williams) considera que ha llegado el momento de presentar a sus padres a su novio Chris (Daniel Kaluuya), un joven afroamericano. Ella le invita a pasar un fin de semana en el campo con sus padres, Missy (Catherine Keener) y Dean (Bradley Whitford), de familia adinerada. Al principio, Chris piensa que el comportamiento “demasiado” complaciente de los padres se debe a su nerviosismo por la relación interracial de su hija, pero a medida que pasan las horas, una serie de descubrimientos cada vez más inquietantes le llevan a descubrir una verdad inimaginable.

Lo cierto es que el arranque nos deja algo fríos, aunque el no saber muy bien lo que va a suceder es lo que te mantiene atento. Los dos protagonistas son un acierto, y uno se deja llevar por Rose (Allison Williams), a la que hemos podido ver en la serie “Girls”, como nos va presentando no solo a sus padres, también a su hermano Jeremy Armitage (Caleb Landry Jones), todos “fascinados” por la visita, incluyendo al personal de servicio, ambos afroamericanos, algo que llama la atención a Chris.

Allison Williams y Daniel Kaluuya

Con la posterior visita de amigos en la casa de la familia, la historia se va volviendo más oscura y comienza el malestar del protagonista. Se encontrará con otra persona que le suena de haber conocido en el pasado, pero lo encontrará muy cambiado, y no solo por su nueva vestimenta. Es aquí donde se siente que Jordan Peele pisa el acelerador, y no nos permite ni parpadear para no perdernos ninguna de las ideas polémicas que pone sobre la mesa, de forma ingeniosa, y sin temor alguno en mostrar crudeza en alguna de las escenas, y para ser su debut no ha decepcionado, al menos en atrevimiento. Los últimos 40 minutos son para enmarcar.

Catherine Keener y Bradley Whitford

En definitiva, un filme entretenido, de los que dan que pensar, y además demostrando que no hace falta un gran presupuesto para realizar algo decente, sus escasos 4,5 millones de dólares lo demuestran. De eso también sabe la franquicia cinematográfica “The Purge”, es inevitable no acordarse de algunas de sus películas viendo varias de las escenas de terror psicológico de “Déjame salir”. Casualidad o no la distribuidora es la misma, Universal Pictures, y aparecen dos de sus actores, Betty Gabriel y Lakeith Stanfield.

 

Nota: 8

“Déjame salir” (Get Out) se estrena el 19 de mayo de 2017.